Vida libre de gluten
Recetas, consejos e información
para celíacos y celíacas.
Inicio » » 4 consejos para llevar adelante una dieta libre de gluten y que la celiaquía no complique tu vida

4 consejos para llevar adelante una dieta libre de gluten y que la celiaquía no complique tu vida


Las personas con celiaquía debemos respetar una dieta libre de gluten de por vida, lo que obliga a modificar muchos de nuestros hábitos. Sin embargo, aunque esto pueda parecer una tragedia, está muy lejos de serlo: es una oportunidad de llevar adelante una vida saludable.

La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno, y que ocurre en individuos genéticamente predispuestos. El gluten afecta la mucosa del intestino de una persona celíaca y disminuye su capacidad de absorber nutrientes.

Por eso, quienes padecemos esta afección debemos tomar una serie de recaudos y modificar algunos hábitos. Al principio puede costar, pero el bienestar hace que valga el esfuerzo.

Identificar los alimentos que se pueden consumir

Los celíacos y celíacas debemos eliminar de nuestra dieta todos aquellos alimentos que contengan gluten. Por lo tanto, en una dieta libre de gluten deben excluirse el trigo, la avena, la cebada y el centeno, como así también todos sus derivados. Los alimentos industrializados que puedan tener gluten en su composición y aquellos medicamentos que puedan contener gluten como excipiente también deben ser evitados por una persona celíaca.

En cuanto a lo que podemos comer, mucha gente piensa que, al eliminar el gluten de nuestra dieta, la variedad de comidas que podemos consumir se reduce drásticamente. Esto es totalmente falso: una persona con celiaquía puede consumir una enorme variedad de productos que incluye alimentos naturales como carnes, leche, pescados, huevos, frutas, verduras, legumbres y cereales sin gluten, como el maíz y el arroz.

Consumir sólo productos aptos y evitar aquellos que se consideren dudosos

Si vas a consumir un producto elaborado debes asegurarte de que no contenga gluten. En cada país hay organismos encargados de regular la producción de alimentos y de clasificar aquellos que son aptos para el consumo de celíacos. Generalmente, los alimentos libres de gluten elaborados llevan una identificación o logo que los define como tal. Las personas celíacas deben consumir sólo aquellos avalados y etiquetados como aptos por el organismo de control. Si bien existen alimentos elaborados que entre sus ingredientes no incluyen gluten, lo recomendable es no consumirlos si no se encuentran registrados como aptos y avalados como tal por el organismo de control.


Evitar la contaminación cruzada

La contaminación cruzada es el proceso a través del cual los alimentos están en contacto con sustancias ajenas. En nuestro caso, hay contaminación cruzada cuando un alimento apto para celíacos entra en contacto con otros que contienen gluten. Hay dos tipos de contaminación cruzada: por contacto directo entre alimentos, y por contacto indirecto a través de las manos de la persona que manipula los alimentos o a través de los elementos que se utilizan para cocinar, conservar o envasar alimentos, como utensilios, mesada, fuentes, recipientes, etcétera. Es muy importante tener en cuenta este factor en una dieta libre de gluten ya que el contacto entre un alimento apto para celíacos y uno con gluten puede ocasionar graves problemas de salud.

Informar, comunicar

Puede resultar raro, pero hay mucha gente que no sabe qué es la celiaquía y todo lo que implica. Esto puede resultar riesgoso para quienes convivimos con esta condición, ya que nos expone a riesgos como la contaminación cruzada. El desconocimiento y la desinformación también afectan la variedad de alimentos que se ofrece a una persona con celiaquía. Tanto en bares, restaurantes como en eventos sociales, la desinformación ocasiona que muchas veces no se cuente con una variedad de productos libres de gluten. Por eso, la información y la comunicación son grandes aliadas de celíacos y celíacas. Información para conocer qué se puede consumir y qué no; comunicación para que las personas con las que nos relacionamos comprendan lo que nos hace mal y eviten acciones que puedan dañarnos.





Compartir

Escrita por: Gabriel Guanca Cossa

0 comentarios :

Publicar un comentario