5 aspectos a tener en cuenta para invitar a una persona celíaca a un bar


Unos de los problemas más grandes a los que se enfrenta una persona celíaca al momento del diagnóstico es, sin dudas, sostener una vida social activa. 

Esto no significa que cuando nos dicen "tenés celiaquía" nos encerremos a comer sólo en casa porque nos gusta estar ahí siempre, sino que en realidad no hay muchos bares que tengan una opción libre de gluten para nosotros. 

Lidiar con la transición a comidas libres de gluten  no es fácil, y mucho menos cuando tu grupo de amigos/as te invitan a comer afuera y evitas ir porque sabés que no hay menú apto para celíaco o que no vas a poder pedir nada por miedo a la contaminación cruzada.

Por todo esto, es importante que, si tenés un/a amigo/a o familiar con celiaquía, puedas entender el por qué de su resistencia a salir y que tengas en cuenta los siguientes consejos para poder tener una velada agradable, sin inconvenientes.


1- Consultar si el bar ofrece menús aptos: esto es más que importante, ya que el lugar al que invites a una persona celíaca debe ser seguro y ofrecer menús aptos, evitando la contaminación cruzada.


2- Si ofrece menús aptos, preguntar cuáles: tampoco debes convertirte en la pesadilla de los encargados del bar o restaurante. Simplemente asegurate de que existe una oferta variada, que vaya más allá de carne con verduras o té con una galleta de arroz.


3- Comunicar a la persona celíaca la intención de invitarlo a consumir algo en un bar: a la mayoría nos gustan las sorpresas si vamos a ser agasajados, pero las mejores intenciones pueden hacer que el/la celíaco/a pase un mal rato por muchos motivos. Así que lo mejor es planificar la salida junto a la persona celíaca y asegurarse de que sea un momento realmente agradable para todos/as.


4- Una vez elegido el lugar, consultar opiniones de personas celíacas que hayan estado ahí: esto no significa desconfiar de todo, pero siempre es bueno saber la experiencia de quienes estuvieron ahí, pues pueden brindar información sobre detalles como el trato de los encargados, la higiene, la calidad y el precio de los alimentos, etcétera.


5- Actuar como si fuese una salida más: lo es, por supuesto. Las personas celíacas no son extraterrestres, así que actúa con normalidad. A una persona celíaca pueden no caerle bien algunos comentarios relacionados con su condición o las dificultades (si es que existieron) que esto generó al momento de planificar una salida.






¡Gracias por haberme leído! Me gustaría que compartas esta publicación y nos ayudes a llegar a más personas celíacas a quienes este contenido podría ser de mucha ayuda.

Te invito a que nos acompañes en las redes sociales




¡Gracias y hasta pronto!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario