No tengas lástima: 5 ideas que sugieres cuando tratas de “pobrecito” a una persona celíaca

¡Compartí ahora!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Google+0Print this pageDigg this

Estas son algunas ideas que sugerís cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca.

Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca

No tengas lástima: 5 ideas que sugieres cuando tratas de “pobrecito” a una persona celíaca
5 (100%) 5 votes



“Pobrecito”, “pobre de vos”, “Qué pena”: estas son algunas de las expresiones que me he acostumbrado a escuchar cada vez que le cuento a alguien que soy celíaco. No hay persona que no me mire con pena cuando se entera. Para muchos, la celiaquía es una desgracia. Y no lo disimulan.

Sin embargo, pienso: “pobre de mí, no por ser celíaco sino porque no entienden nada”. En todo caso, pobre de mí porque tengo que escuchar este tipo de cosas. Y de inmediato me digo que no es tan grave que ellos consideren que mi condición es poca más que una desgracia, y con una sonrisa les aclaro: “tampoco es para tanto”.

Hace unos días la mamá de un amigo volvió a decirlo: “pobre chico”. Con mucha paciencia, le expliqué que no era tan grave como lo pensaba. Al final, terminó reconociendo que lo había dicho por desconocimiento.

Entonces pensé que no era su culpa, ni la de miles y miles de personas que pueden llegar a decirles este tipo de cosas a un celíaco. Simplemente expresan algo que ven, que sienten y de lo que están convencidos. Porque, lamentablemente, para la gente es muy difícil acostumbrarse a la diversidad, a que alguien sea diferente (y no viva esa diferencia como una desgracia).

Lo único que puedo hacer contra esa situación es informar, charlar, explicar. Por eso escribí este post, en donde interpreto qué ideas están implícitas cuando una persona siente lástima de otra por no poder consumir alimentos que contengan gluten.

Podés contarme si te pasó alguna vez o conoces a alguien que vivió una situación similar. O dejarme un comentario con sugerencias.

Un celíaco siempre está dispuesto a intercambiar experiencias.



Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca

Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca


Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca
Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca


Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca
Cuando tratas de pobrecita a una persona celíaca






Estas son nuestras recomendaciones para vos

¡Compartí ahora!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Google+0Print this pageDigg this

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *