4 alimentos andinos para enriquecer la dieta sin gluten

Alimentos andinos, una excelente opción para enriquecer la dieta sin gluten

Enriquecer la dieta sin gluten

4 alimentos andinos para enriquecer la dieta sin gluten
5 (100%) 7 votes



Las personas que no pueden consumir gluten buscan continuamente alternativas que contribuyan a enriquecer sus dietas. En esta búsqueda constante, no están solas. Muchos científicos investigan y contribuyen a que las personas con celiaquía y las intolerantes al gluten puedan comer rico, sano y variado
En esta línea, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) buscan potenciar las cualidades de alimentos con fuertes raíces precolombinas y libres de gluten, e incluirlos entre las opciones aptas para celíacos de las góndolas de los supermercados.



A continuación, conoce más sobre los cuatro alimentos andinos para enriquecer la dieta sin gluten.
Chía
Las semillas de chía integran el grupo de las oleaginosas por su alto contenido de ácidos grasos omega 3. También se las considera una buena fuente de fibras, carbohidratos y, sobre todo, de distintos tipos de proteínas enteras.
Desde CERELA (Centro de Referencia para Lactobacilos) un grupo de científicos intenta sumarle un plus a estas pequeñas semillas. Pretenden que, además de alimentar, comprendan diversas acciones de mejoramiento de la salud. Y fabricar, luego, productos alimenticios a partir de sus harinas.
Este alimento, en comparación con las harinas de trigo, cuenta con mayores proporciones de proteína y aminoácidos. Al carecer de gluten, se convierte en una opción saludable para celíacos. Como no contiene propiedades para levar y utilizarse para panificados. Por este motivo, el grupo de científicos apuesta que, a futuro, se use para producir bebidas enriquecidas.



Quínoa y Amaranto
La doctora en Bioquímica e investigadora independiente de CONICET, Graciela Rollán, trabaja con la quínoa y el amaranto. Estos pseudocereales tienen un alto valor nutricional. Además, son fuente importante de proteínas, aminoácidos esenciales (lisina, metionina), vitaminas y otros compuestos beneficiosos como ácidos grasos insaturados, polifenoles, fitoesteroles y flavonoides.
Contienen almidón y fibras en grandes cantidades, pero sus bondades no terminan aquí. En los últimos años, se demostraron efectos fisiológicos asociados al consumo de quinoa y amaranto, como su capacidad para reducir el colesterol. También se identificaron componentes bioactivos (polifenólicos) y péptidos con potencial actividad antihipertensiva y antitumoral.
Por estas características, la quínoa y el amaranto se consideran “alimentos funcionales”, pues brindan beneficios a la salud más allá de su valor nutricional..
Raíz de Ahípa
Las raíces de ahípa se cultivan a pequeña escala en los Andes bolivianos y el Norte argentino.
Este alimento es funcional. Puede brindarle a los celíacos no sólo calorías, dado que acumulan almidón como componente mayoritario, sino muchos beneficios que otros alimentos no tienen: altos niveles de fibra dietaria, minerales, antioxidantes, proteínas (no gliadinas) y un contenido bajo de lípidos.
Una limitante de esta especie se relaciona con que las raíces son la única parte comestible de la planta. Pero un proyecto de investigación del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA), dirigido por la doctora Sonia Viña, pretende ampliar sus posibilidades de uso alimentario e incorporarla como fuente de materia prima de agroindustrias generadoras de valor agregado.
“El estudio de esta especie y sus principales productos derivados (almidón, fibra y harina) permitirá identificar y desarrollar las aplicaciones industriales más adecuadas conduciendo a su aprovechamiento integral, para no sólo generar beneficios económicos y agroecológicos, sino para brindar una nueva opción a los celíacos”, concluyen, en su investigación, los científicos.

 

Fuente: Agencia CTyS

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *