Horneado de pan: 8 errores que hacen que tu pan sin gluten se hunda

Horneado de pan


Creo que vas a estar de acuerdo conmigo en lo siguiente: el horneado de pan casero es uno de los momentos más complejos en la cocina de alguien sin experiencia. Hago panes sin gluten desde hace cinco años y a veces he fracasado porque cometí errores.

Pero me he preocupado por aprender de cada fracaso. He buscado información, he consultado con profesionales y, lo más importante, he horneado muchos panes. Gracias a eso, hoy resulta casi imposible que un pan hecho por mí falle. Y no es que me considere la mejor: es que aprendí y sé exactamente cuáles son los errores más comunes que se comenten al hornear pan casero.

Por eso quiero compartir mi experiencia, para que no te pase lo que a mí me pasaba al principio. Estos son los errores que debes evitar durante el horneado de pan casero.



Horneado de pan: errores que debes evitar

Cometer errores al seguir la receta

Aunque a veces pienses que es lo mismo poner un ingrediente primero que otro, a veces el orden en el que se integran en una receta es muy importante. Por eso es fundamental respetar los pasos que una receta indique y tener en cuenta que no es recomendable alterar el orden de los pasos a seguir y la forma en que se integran los ingredientes.

Otra cosa que afecta el resultado final de un panificado es modificar las cantidades o ingredientes de la receta. Siempre tené en cuenta que, al modificar un ingrediente o un porcentaje de humedad por ejemplo, estás modificando la receta, y puede ser que esa modificación logre un resultado mejor o no.

Leé más:  ¿Cómo saber si un producto es libre de gluten? (Argentina)

Problemas con la levadura

Uno de los factores más importantes en el crecimiento de un pan es la levadura. Y acá la pregunta es: ¿Por qué la levadura no levanta? Hay varios factores.

Lo primero que tenés que verificar es que la levadura que uses, ya sea en polvo o fresca, esté en buen estado y no esté caduca.

Muchas veces, se piensa que, mientras más levadura se use, más va a crecer un pan. Y en realidad es todo lo contrario. Usar demasiada levadura es perjudicial para los panificados.

Otro punto a considerar cuando hablamos de levadura es la temperatura del agua o del líquido que se usa para activarla. Es fundamental que la parte líquida que uses para fermentar la levadura esté tibia o apenas templada. Si está caliente, va a matar la levadura, no va a espumar y por ende el pan no va a crecer durante la cocción.

Errores en el leudado del pan

Aunque te parezca curioso, exceder el tiempo de leudado del pan es perjudicial. Para evitar esto es importante que, al momento de empezar a preparar el pan ya prendas el horno. Lo ideal que esté precalentado y listo mientras el pan está leudando. Mucho más si tu horno tarde en llegar a temperatura.

Hay veces en las que ya tenemos el pan listo y el horno demora más de la cuenta en llegar a una temperatura adecuada para la cocción. En esa espera, puede que el pan leude demasiado y eso perjudicará el resultado final. ¿Cómo? Durante la cocción el pan se desinflará.



No tener en cuenta la temperatura y la humedad del ambiente

Este punto está muy relacionado con el anterior. Siempre hay que tener en cuenta que los tiempos de leudado son aproximados y dependen mucho del clima y la humedad del lugar en donde te encuentres.

Leé más:  Temperatura del horno, equivalencia en grados y trucos de uso

Seguramente, un pan en Tucumán durante el verano leude en 10 minutos, mientras que en Ushuaia deba tener más tiempo para crecer.

Es importante que seas consciente de que el clima y la humedad son factores muy importantes en la cocina y que, durante distintas épocas del año, los tiempos de leudado de una misma preparación pueden ser distintos.

Molde muy pequeño

Aunque no lo creas, una mala elección de moldes puede arruinar tu pan. En nuestras videorecetas de youtube siempre digo lo mismo: la masa en cruda no debe ocupar más de la mitad del molde. De esta manera tiene todavía especio dentro del molde para fermentar y crecer durante la cocción.

Si el molde es muy chico, la masa no tiene espacio para crecer y tiende a hundirse en el centro.

En el caso de que un molde sea muy grande, tené en cuenta que el pan seguramente te quede bajito no por problema de leudado o cocción, sino porque se expande demasiado en el molde al ser muy grande.

Temperatura del horno en el horneado de pan

Al igual que la levadura, es uno de los factores más importantes al momento de cocinar.

La temperatura ideal para cocinar un pan es entre los 180 y los 220 grados centígrados. Cocinar un pan a fuego mínimo (menos de 180°C) va a tender a secarlo, mientras que cocinarlo por encima de los 220°C va a hacer que se cocine por fuera, pero que por dentro esté crudo. Hacé clic acá para conocer más spobre temperatura de horno.

A veces, dependiendo del tipo de panificados, lo ideal es arrancar la cocción con horno fuerte los primeros 10 minutos, y terminarla a fuego medio o mínimo.

Leé más:  7 consejos para familias con niñas y niños con celiaquía

Falta de cocción

¿Te pasó alguna vez que un pan parecía divino por fuera pero que al sacarlo del horno se desinfló como un globo? Eso generalmente se debe a falta de cocción.

Lo mejor para evitar este problema es verificar la cocción a partir de los 30 minutos. Para ello te recomiendo siempre la prueba del escarbadientes: pasados los 30 minutos, cuando creas que tu pan ya está listo, abrís un poco el horno y le clavás un escarbadientes: si sale seco o con apenas unas migas pegadas, ya está listo para sacar del horno. Si en cambio el palillo o escarbadientes sale con masa pegajosa o cruda, significa que a tu pan le falta cocción.

Interrumpir el horneado de pan

Cortar la cocción es uno de los errores más comunes. Generalmente abrir el horno antes de tiempo, o sacar tu pan del horno para ver si está cocido puede generar un cambio de temperatura brusca que afecte a la preparación y, por ende, se hunda.

4.6/5 - (28 votos)

¿CUÁNTO TE SIRVIÓ?

4.6/5 - (28 votos)



SEGUÍNOS
BUSCÁ UNA RECETA



♥ ¡Este contenido puede ser útil para alguien más!♥


2 comentarios en “Horneado de pan: 8 errores que hacen que tu pan sin gluten se hunda”

  1. Alejandra Budán

    Hola Carlos! cómo estás? te cuento mi gran secreto para las milanesas: las rebozo con polenta. Por dos motivos: el primero es que realmente los rebozadores que se pueden comprar sin gluten sinceramente no me han gustado, y el segundo: la polenta además de ser económica y fácil de conseguir le da una crocancia increíble a las milanesas y no absorbe tanto aceite.
    Otro tip que aprendí con la genia de Silvina Rumi (una chef especializada en comida sin gluten) es mezclar la polenta con un poquito de almidón de maíz, y rebozar con eso.
    Espero que te sirva el consejo 😉

  2. Hola como están, yo tampoco soy ET!! Nos encantan sus recetas. Tenemos una consulta y es algo que se ns ha puesto en la cabeza y queremos agotar posibilidades antes de desistir y es el poder hacer milanesas con pan rallado. Hemos probado diferentes técnicas de rebozado para sustituirlo, pero en el entendido que «todos tenemos derecho a unas buenas milangas» y teniendo en cuenta lo que disfrutas con las cosas que preparás es que me animo a consultarte. Existe una receta de pan para rallar?? Hemos probado con algunos panes que han sobrado en casa pero la presencia de grasas o lactosa en el pan ha quemado el aceite. Muchas gracias por lo que hacen!! un saludos desde Uruguay!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *