Pan vegano sin TACC


Si estás buscando una receta de pan que además de ser sin gluten sea sin huevos, sin leche y sin manteca, este pan vegano sin TACC te va a encantar.

Sin duda lo mejor que tiene esta receta de pan vegano es que es muy fácil de hacer: no necesitás nada más que unos minutos y dos cucharas. Sí, leiste bien, dos cucharas. No necesitás ni moldes ni utensilios complejos.

Además de ser una receta simple, el resultado es realmente increíble: una miga suave y esponjosa, elástica, que no pierde sus propiedades con el correr de las horas. Y otra característica a favor de este pan es que, si querés, podés congelarlo para que siempre tengas un pan sin TACC en tu cocina.



Receta fácil: pan vegano apto para celíacos

Para preparar este pan vegano sin TACC vas a necesitar:



¿Cómo se prepara un pan vegano sin gluten?

Paso 1: espumar la levadura

Lo primero que tenés que hacer para preparar este pan vegano sin gluten es espumar la levadura.
Para eso, en un recipiente vas a agregar la levadura en polvo, una cucharadita de azúcar y 100 cc de agua tibia.
Si no tenés levadura en polvo podés reemplazarla por 50 gr de levadura fresca respetando el mismo proceso.
En este momento es fundamental también que prendas tu horno y lo precalientes a 200°C.

Leé más:  Receta fácil y libre de gluten: cómo hacer snacks salados para celíacos


Paso 2: armar la mezcla de secos

Mientras la levadura espume, en un recipiente vas a armar la mezcla de secos o mix de harinas.
Para ello vas a mezclar el almidón de maíz junto con la fécula de mandioca, la harina de arroz, la harina de garbanzos y la harina de trigo sarraceno.

En esta receta no utilizo premezcla sin gluten tradicional, sino una mezcla de harinas que van a dar el resultado que busco en el pan.
Si por algún motivo vos no tenés alguna de estas harinas, podés reemplazarla por premezcla, pero siendo conciente de que el cambio va a modificar el resultado final y los panes no van a ser los mismos.

Una vez que tengas las harinas bien integradas, vas a sumar el polvo para hornear, el psyllium y la goma xántica y vas a mezclar muy bien.

En esta receta el polvo para hornear va a ayudar a la levadura a que el pan crezca y mantenga su forma.

Tanto el psyllium como la goma xántica van a ayudar con la textura del pan y la esponjosidad.

En caso de que no tengas psyllium podés obviarlo, pero lo que no se puede reemplazar ni omitir en esta receta es la goma xántica.



Paso 3: agregar húmedos

Una vez que tengas todos los secos bien integrados, vas a hacer un hueco en el centro y vas a colocar la levadura ya espumada.
Es fundamental que la levadura crezca y espume, sino de lo contrario significa que no está en buena condición y va a arruinar la receta.

Vas a agregar también un poco de sal a gusto, sin tener contacto directo con la levadura.

Leé más:  Calzone sin gluten casero y fácil: receta express sin TACC

Por último, en el mismo hueco donde pusiste la levadura, vas a agregar el agua tibia y vas a mezclar muy bien hasta integrar todo sin que queden grumos en la masa.

El resultado va a ser una masa pegajosa y suave, que no podrías trabajar con las manos.

Es importante que mezcles muy bien la preparación por lo menos 5 minutos para que se incorpore aire y para que la goma xántica absorba la humedad de la masa.



Paso 4: armar los panes

Cuando tengas la masa lista, es momento de armar los panes en una fuente para horno enharinada con harina de arroz o con una plancha de silicona.

Para armar la forma de los panes yo utilizo dos cucharas soperas, pero vos podés usar lo que quieras.
Sí te recomiendo que hagas panes pequeños y no un pan grande. Si mantenés los panes pequeños van a crecer sin problema en el horno, mientras que con un sólo pan grande corrés el riesgo de que el peso sea demasiado y el pan se hunda en el centro o se apelmace.



Paso 5: cocinar

Una vez que tengas tus panes listos en la fuente para horno, los vas a cocinar en 2 tiempos: los primeros 20 minutos a horno fuerte (200°C) y, pasado ese tiempo, 10 minutos más, pero a horno medio (180°C). Si querés saber más sobre temperatura de horno hacé clic aquí.

Una vez que tus panes estén cocidos, los vas a dejar enfriar muy bien antes de cortarlos para evitar que la miga se apelmace.
Si en cambio querés congelarlos, vas a dejar que entibien y en ese momento los vas a envolver con papel film para guardarlos.
Para descongelar simplemente tenés que retirar el papel film y calentarlos a horno bajo unos minutos.



¿Te parece útil lo que hacemos?

¡Podés ayudarnos!

¿CUÁNTO TE SIRVIÓ?

5/5 - (5 votos)



SEGUÍNOS
BUSCÁ UNA RECETA



♥ ¡Este contenido puede ser útil para alguien más!♥


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.